La Marina o puerto viejo de Ibiza, es sin duda el barrio más especial de la Isla. Puerta de entrada a la ciudad amurallada de Dalt Vila y donde vivían antiguamente los pescadores, es desde hace años, el centro de la vida nocturna y punta de lanza del ambiente, que ha hecho a la isla de Ibiza conocida en todo el mundo.


Las calles son de barrio antiguo, estrechas, con portones de madera, paredes irregulares de piedra. Pero en cuanto el sol empieza a esconderse, inmediatamente se comprende que estamos en un lugar muy especial y cosmopolita. Esa mezcla entre un lugar con tantos siglos de historia y al mismo tiempo ver a gentes tan modernas y variopintas desfilando por esas estrechas callejuelas. Espectacular e impactante contraste. Se tiene que ver y sentir. Visita nocturna obligada.

Dos cosas que no podemos dejar de hacer por la noche en el Puerto de Ibiza, en La Marina.

Primero. Callejear. No hace falta tener un rumbo establecido, sino todo lo contrario, vayamos según veamos esta el ambiente, dejémonos llevar. Vayamos descubriendo, observando, músicas, gentes, puestecitos, tiendas, restaurantes. Parémonos en el mercadillo nocturno de Hippies que encontremos en muchos de sus rincones.

Hay una calle que si que no podemos dejar de visitarla. Es la Calle de la Virgen. Me atrevería a decir que es la más transgresora y colorida (a pesar de su nombre). Mezcla de locales y terrazas de ambientegay” y tiendas de moda Adlib. Pero que podemos disfrutar todos. Locales todos especiales, diferentes. En algunos casi nos dará una mezcla entre vergüenza y respecto asomarnos por su atrevimiento. Pero que están llenos de misterio y gentes tan atractivas. A veces difícil de catalogar.

En segundo lugar y cuando hayamos caminado suficiente, es importante sentarse en cualquiera de sus terrazas (desde el “Mar y Sol”, pasando por la heladería “Los Valencianos”, o el “Zoo”, todas estas, emblemáticas terrazas del puerto, aunque hay muchísimas más) y disfrutar del ambiente que veremos. Muchas veces indescriptible, desde los ya famosos pasacalles de las discotecas de Ibiza, con sus “gogos” y bailarines, que cuerpos!, y qué performances, pero además disfrutaremos de mimos, artistas callejeros, travestis, caricaturistas, ropas de cuero, torsos descubiertos, gente con zancos, músicos y también gente anónima con caras de sorpresa, incluyendo la nuestra. Se respira un aire de libertad difícil de describir. Deberemos dejar en casa cualquier clase de perjuicio para disfrutar al máximo.

Difícil encontrar en el mundo un lugar semejante!, Yo diría que puede ser una de las visitas más interesantes si estas en Ibiza en los meses de verano.

Comments are closed.

Deja tu comentario

Would you like to share your thoughts?